martes, 4 de marzo de 2008

La Bicicleta Nº 1 [septiembre-octubre 1978]

Para quienes aún no se reponen del abrupto término de las vacaciones; para quienes desde niños hemos sufrido el trauma de la vuelta al colegio o para esos pocos afortunados que nunca sintieron angustia del regreso a clases o de que , ya de mayores, se les apareciera marzo, les tengo este regalo. Nuevamente gracias a la desinteresada colaboración de Pedro Aceituno y de Gustavo Chiang puedo compartir con ustedes el primer número de La Bicicleta. Pedro me prestó durante febrero un ejemplar para que lo digitalizara y, por su parte, Gustavo estuvo trabajando también en el trabajo de digitalización del mismo número. Ambos los comparto en un servidor distinto para cada uno de ellos. Gustavo está trabajando también en la digitalización del número 3 de la revista. Por su parte, también ha colaborado bastante Antonia Blancht (Tonia), quien ha digitalizado algunas de las páginas faltantes en ejemplares que yo tenía para poder compartir nuevos números de la revista. Ella colecciona la revista así que quienes también lo hagan pueden comunicarse con ella vía e-mail: tonia_tonias@hotmail.com

Como ya lo he dicho, mi idea es poder ir subiendo los números de la revista en orden de aparición pero no siempre he podido conseguir los números correspondientes y por eso es que este primer número lo publico recién ahora. Pero vale la pena haber esperado.

Bueno, vamos al número que nos convoca. El formato que tenía la revista en sus primeros ocho números era muy distinto al que conocimos después. En primer lugar porque usaba el formato horizontal o apaisado, y en segundo lugar porque la edición era con técnicas bastantes más artesanales. Se nota que la composición de los textos se hacía en una máquina de escribir y las fotos que se incluyen son de bastante mala resolución. Más bien parecen fotografías fotocopiadas. En fin, no pertenezco al mundo de la gráfica, de manera que no es mucho lo que puedo decir al respecto pero llama la atención la diagramación y composición general de los artículos de la revista.

Lo bueno de este primer número es la calidad del papel porque es un papel parecido al hilado 9 y que por lo mismo es de bastante mejor calidad que el papel que se usaría más tarde en la revista. Esa es la razón de que se conserve en buen estado el ejemplar que Pedro me prestó.

Este primer número de la revista trae un artículo sobre una mesa redonda en la que se abordó el tema de "nuestro canto". Participaron en ella Miguel Davagnino y Patricio Villanueva (que tenían precisamente el programa "Nuestro Canto" en la radio Chilena); Pato Valdivia (Aquelarre), Iranio Chávez (Chamal), Nano Acevedo, Capri, Any Rivera (investigadora de CENECA), Jorge Rosas (ACU), Sonia Haberle y el equipo de La Bicicleta. Un artículo muy interesante de más de diez páginas.

Viene una entrevista a Marco Antonio De la Parra, quien tenía ya una larga trayectoria como escritor y dramaturgo.

También viene un artículo sobre la galería de arte "Espacio Siglo XX", que pretendía ser una alternativa al circuito comercial del arte. Lo interesante es que el artículo viene entremezclado con un texto literario de Alberto Pérez, que integraba el grupo que estaba tras esta iniciativa.

La sección de crítica literaria viene de la mano de Edmundo Concha quien escribe sobre el libro "Poesía para el camino".

Otro interesante artículo es el dedicado a la ACU, la Agrupación Cultural Universitaria, creada en 1977 como una forma de articular la actividad cultural que se comenzaba a desarrollar en esos años en las universidades en un clima bien difícil para la difusión de las artes y la cultura. El antecedente inmediato de la ACU fue la AFU (Agrupación Folclórica Universitaria) que partió con un conjunto folclórico de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Chile y a cuyas actividades se fueron sumando grupos de estudiantes de otras facultades y hasta un grupo folclórico integrado por funcionarios de la Casa Central, razón por la cual se decidió cambiar el nombre de la agrupación al de ACU, que ya en 1978 tenía 19 talleres de música, 10 talleres literarios, 3 de teatro, 3 de plástica, 3 de fotografía y 5 de cine, más varios talleres de artesanía. Como se ve, nada mal para un período bastante negro en lo que a posibilidades de expresión cultural se refiere. No hay que olvidar que en esos años resultaba no sólo difícil sino hasta peligroso participar de iniciativas como ésta. Estos espacios culturales tuvieron un papel importante en la articulación de la resistencia a la dictadura y por eso siempre fueron perseguidos por las autoridades militares. Sin embargo, las ganas de crear y el sentido democrático que adquiría la actividad cultural en esos años permitió que la ACU no sólo lograra subsistir con sus talleres sino que lograra organizar un festival de la canción que en ese año de 1978 tenía su segunda versión y con el que contribuyera a la consolidación de lo que se conoció como "canto nuevo".

También se incluye un foro organizado por la Escuela de Teatro de la Universidad Católica con Andrés Perez, director de la obra "La maratón" (cuyo autor es el francés Claude Confertés), que sirvió de base para que un grupo de actores, directores y críticos discutieran sobre la situación y perspectivas del teatro chileno de esos años.

El artículo final de este primer número de nuestra querida revista está dedicado a la poesía rumana. El artículo está escrito por Erik Polhammer y en él analiza la poesía de Mircea Ivanescu (1931), Ana Blandiana (1942), Darie Novaceanu (1937) e Ion Gheorghe (1902-2000). Ivanescu es un escritor cuya obra es considerada como un temprano exponente del postomodernismo en Europa Central y del Este. Además ha sido el traductor del "Ulises" de James Joyce al rumano y en el año 1990 fue nominado al Premio Nobel de Literatura. Por su parte, Blandiana es una poetisa y ensayista que además ha sido una importante activista política volcada al trabajo de democratización de la sociedad rumana. Darie Novaceanu es un prolífico poeta y escritor que también ha sido el traductor de muchas obras de escritores españoles y latinoamericanos al rumano. De hecho, es el traductor de uno de mis escritores preferidos: Ernesto Sabato. También tradujo la obra poética de Luis de Góngora, Jorge Luis Borges, Juan Ramón Jiménez, García Lorca, Nicanor Parra, entre otros. Por último, Gheorghe, además de escritor y poeta, fue un alto funcionario de gobierno de Rumania y muy cercano a Nicolás Ceauşescu, el dirigente rumano que fuera condenado a muerte junto a su esposa en 1989 por las nuevas autoridades rumanas tras la revuelta anticomunista. Bueno, lo importante de todo esto es que Rumania, además de haber brindado asilo a tantos chilenos que debieron partir al exilio, es también un país de poetas y aquí Polhammer nos ofrece una pequeña antología de la poesía rumana contemporánea.

Como corresponde, La Bicicleta contaba ya con algunos avisadores que supongo que lograban financiar sólo en parte sus costos de producción. Estos avisadores que creyeron en el proyecto fueron: APSI, Análisis y la "Casa Cruzeiro", con su lema "Si es de goma, lo tenemos o si no, lo fabricamos".

Bueno, disfruten entonces este primer número de La Bicicleta. Como siempre, está digitalizado a una resolución de 300 dpi y editado para eliminar todas las imperfecciones. En mi opinión ha quedado bastante decente. No olviden dejar sus comentarios y sugerencias.

DESCARGAR LA BICICLETA Nº 1 (DESDE RAPIDSHARE)
DESCARGAR LA BICICLETA Nº 1 (DESDE MEDIAFIRE)

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Que buen regalo para pasar un poquito la contingencia de marzo, en realidad es un ejemplar histórico y como tal se agradece profundamente...una pregunta al pasar ¿qué fué del material que recopiló el CENECA durante esos años?

Mayoneso dijo...

No lo sé en verdad. Pero supongo que su situación no debe haber sido muy distinta de la de otras emblemáticas ONG que terminaron muy disminuidas y cuyo material acabó botado en alguna bodega o en la biblioteca o videoteca de algunos de sus antiguos funcionarios.

Bytheway dijo...

En realidad mis vacaciones pasaron "sin pena ni gloria" en esta selva de cemento. Pero, espacios como este, te devuelven la magia y te distraen la mente.

Somos un blog emergente, con ansias de “ruido” y creatividad; poco a poco le encontraremos el norte exacto en cuanto al enfoque que queremos darle a nuestro espacio.

En tanto, nos gustaría que nos “caber-visiten” y comenten o simplemente nos saluden.

Sería un gusto viniendo de uds.

See you leter…
Bytheway

Vialino dijo...

Gracias, sin duda este número de la bicicleta es de culto asi que mil gracias.

Cristian González Farfán dijo...

Primero que todo, lo que pregunta "anónimo". Tuve la suerte de hacer una investigación junto a una compañera que espero que pronto se transforme en libro gracias a LOM sobre las peñas folklóricas desde el 73 hasta el 83 y gracias a CENECA pude dotar de un respaldo teórico al estudio. Esos análisis fantásticos están -hasta lo que yo vi- en una ONG que se llama ECO, que queda en Ñuñoa... En internet lo puedes ver creo que la página es www.ongeco.cl

En segundo y último término, felicitarte "Mayoneso" por esta iniciativa, no sabes cuánto has llenado el gusto de gente que, sin vivir plenamente este período, gozó con esta revista tan simbólica para la resistencia a la dictadura... Espectacular, notable, no sé cómo calificarlo, pero te doy las gracias por tan brillante idea....

Gastón Adonay dijo...

Este número nunca tuve la oportunidad de leerlo. Muchas gracias, gran aporte.

Saludos