domingo, 26 de julio de 2009

La Bicicleta Nº 47 - 3 de mayo de 1984

Estimados visitantes y amigos del blog, aquí les traigo este nuevo número de La Bicicleta en el que el tema central es el de la relación entre rock y política. La portada puede resultar algo engañosa porque en realidad no se trata de un artículo sobre rock y política en general sino de uno sobre un libro escrito por Nicolás Casullo acerca de rock y política en Argentina.

En principio resulta un poco frustrante porque, al menos en mi opinión, el rock argentino es bastante poco político. O sea, es cierto que finalmente toda manifestación cultural es de algún modo política pero no estoy tan seguro que el caso del rock argentino sea el mejor ejemplo de cómo se relacionan ambas cosas. Si se trata de pensar en un rock militante, me parece que hay centenares de bandas que sí merecerían ser ejemplo de esa ecuación entre rock y política. Desde los clásicos The Clash hasta las muchas bandas de orientación anarquista que hay por doquier. Los españoles Puagh, los Muertos de Cristo o Negu Gorriak son un buen ejemplo de un rock militante. Lo mismo ocurre con los italianos de Banda Bassotti, aunque su onda sea más ska que rock. O los Rage Against the Machine, que también son bastante jugados. En el fondo, creo que ha sido habitual que la prensa del denominado "mainstream" nos muestre una versión edulcorada de "rock comprometido". Entonces nos hacen creer que los poseros de U2 o el niño bonito de Sting hacen rock comprometido. Recuerdo en un recital de Los Prisioneros, cómo se reían de Bono y Sting a propósito de esta parada de gringo-buena-onda-comprometido-con-la-causa-del-tercer mundo, jajaja. En fin. Pero no quiero denostar a los músicos argentinos pues en general me caen muy bien sino que pienso que no son un muy buen ejemplo de cómo se vinculan rock y política. No veo a Spinetta como un exponente de un rock comprometido políticamente, ni tampoco a Baglietto (por mucho que cantara esa famosa canción sobre la censura). Ni tampoco me parece que haya que tildarlos de contestatarios o rebeldes por el sólo hecho de que alguien como Luca Prodan diga "fuck you" en alguna canción. Pero cada cual tendrá su opinión y yo impunemente manifiesto la mía, jajaja.

Ah, debo decir que el guitarrista que aparece en la portada se parece bastante a Claudio Narea pero de seguro no es él porque en la época en que esta revista salió a la luz pública, Los Prisioneros estaban recién abriéndose camino. Aunque también pudiera ser que la fotografía correspondiese efectivamente al sanmiguelino.

Para amenizar esta perorata sobre el rock y la política, les dejo unos videos de algunas expresiones que para mí sí son una forma de hacer política bajo la forma de rock. Algo así como el equivalente a la canción protesta de raíz folclórica. Miren y escuchen el siguiente video de una banda de rock progresivo italiano llamada Area, que ejecuta en versión eléctrica una hermosa canción que ha inspirado a millones de seres humanos a luchar por un mundo mejor:

video

También me parece que The Clash son un buen ejemplo de cómo se vinculan rock y política, sin necesariamente suponer que ello requiere contar con algo así como un "comité rockero" en los partidos revolucionarios. basta con que alguien como The Clash haga canciones como Washington Bullets:


video

Y para no ser menos, nosotros tenemos varios ejemplos de cómo rock y política convergen. Pienso en Los Miserables, por ejemplo, pero creo que es mejor irse un poco más atrás y ver cómo el vilipendiado Jorge González, pese a que nunca fue alguien con una gran formación política, fue capaz de vincular a su modo rock y política. Como ejemplo, les dejo esta canción de Los Prisioneros que hoy recobra dramática actualidad: Ultraderecha.

video

Pero no es todo lo que trae este número de La Bicicleta. También viene un cancionero con Milton Nascimento y con el gran Osvaldo "Gitano" Rodríguez. Aún en mi casa está el disco "Tiempo de vivir", que lo descubrí siendo yo adolescente y lo encontré simplemente maravilloso. No sé cuántas veces lo debo haber escuchado en esos años y sigue emocionándome como entonces. Lo pueden descargar desde este enlace.

De los restantes artículos que trae este número de La Bicicleta, recomiendo uno sobre la protesta juvenil contra la dictadura pinochetista y otro de Eduardo Yentzen sobre las relaciones entre adolescentes y padres. Cuando lo leí entonces, lo hacía desde mi posición de hijo. Hoy lo releo en mi condición de padre y me parece que es un muy buen artículo.

Bueno, entonces los invito a descargar y leer o releer este ejemplar de La Bicicleta. No se arrepentirán.

Descargar La Bicicleta Nº 47: Rapidshare - Mediafire

2 comentarios:

Pablo dijo...

Analizando bien con los años, creo que este tema suena más actual este año que en 2003. Ahora quizás hoy Jorge González le esté cantando esta canción contra Claudio Narea.

Gastón Adonay dijo...

Excelente aporte y muy buenos los vídeos.
Saludos