viernes, 1 de mayo de 2015

La Bicicleta N° 65 [19 de noviembre de 1985]


Hoy, que celebramos un nuevo Día Internacional del Trabajo, comparto con ustedes el fruto del mío, dedicado a reanudar este blog y terminar de compartir mi colección de la revista más recordada de quienes fuimos jóvenes durante la "década perdida".

Este nuevo ejemplar de la revista nos ofrece un cancionero de mujeres, tal como se puede apreciar en su portada. Desde folcloristas a poperas. Así. Muy variado. Y de mujeres también se habla en un artículo sobre las pecaminosas prácticas de los chilenos de los ochenta. Fue en esos años que comenzaron a aflorar topless y casas de masaje por doquier en la gris Santiago.

Además del tercer capítulo de la serie sobre cómo podernos ser fascistas sin siquiera darnos cuenta, este número viene cargada a la música, con una nota sobre Julian Lennon y otra sobre Eduardo Gatti, a propósito de unos recitales que dio en el Teatro Providencia, que entonces era tan sólo un cine.

He dejado para el final un comentario sobre la banda chilena Corazón Rebelde. Básicamente, porque se trata de una de mis bandas favoritas, pese a lo escaso de su producción musical. Y porque creo que junto a la nota que publicó La Bicicleta sobre Los Prisioneros, han de ser de las pocas notas serias que se publicaron en aquellos años sobre estas dos bandas que, a su modo, supieron tomarle el pulso al cambio de época que se vivía en esos años para la generación que debió salir con sus padres al exilio, o que debió adaptarse a las condiciones que impuso la dictadura en el país.


Esta estupenda banda chilena que nació en Francia, mucho antes de Mano Negra y Manu Chao supo cómo conjugar el sonido de The Clash con lo más profundo de nuestra cultura. Les dejo un vídeo de 1988 porque es el único que he logrado encontrar en la web. Pero refleja muy bien el estilo que hiciera famoso a su homónimo disco entre quienes éramos jóvenes en esos años. Que lo disfruten.